Noticias

Principales diferencias entre las fachadas ventiladas y las fachadas amorteradas

Dentro de las opciones que existen para el cerramiento de edificios, las fachadas ventiladas están consideradas como un sistema eficiente y sostenible, por encima de lo que ofrecen las fachadas amorteradas. Asimismo, destacan por sus ventajas: la facilidad que presenta su instalación, por requerir menos mantenimiento y ser más térmicamente eficientes, ya que proveen de un mejor aislamiento térmico, están posicionadas como una de las tendencias actuales dentro de la arquitectura.

Características de las fachadas ventiladas y las fachadas amorteradas

Las fachadas amorteradas, por lo general, consisten en acabados en piedra o cerámica que se sostienen mediante una sujeción adhesiva y un anclaje mecánico. Durante mucho tiempo fueron las más utilizadas, pero en la actualidad los constructores y arquitectos se inclinan por las fachadas ventiladas.



Este tipo de fachada tiene una cámara de aire que se ancla sobre los ladrillos cerámicos o el hormigón que constituyen el cerramiento del edificio. También posee una capa aislante que, dependiendo del caso, puede colocarse en el exterior o también integrarse en el interior. Por último, el revestimiento se realiza en distintos materiales como cerámica, composite, piedra, HPL, fibrocemento... En cualquier caso, deben ser productos de alta calidad para que la fachada sea eficiente. Además, es posible agregar una capa de aislamiento acústico u otra hidrófuga.

Ventajas de las fachadas ventiladas

Según Sistema Masa, una empresa con más de 25 años de experiencia, las fachadas ventiladas presentan beneficios técnicos y estéticos sobre las fachadas amorteradas. Dentro de las ventajas técnicas es posible señalar la mayor capacidad térmica, provista por la circulación que se produce en la cámara de aire, lo que a su vez permite un importante ahorro energético. Además, la posibilidad de instalar protecciones acústicas e hidrófugas brinda un mayor confort y seguridad al edificio.

Por otra parte, las fachadas ventiladas evitan la acumulación de agua en el conjunto del cerramiento. La cámara de aire favorece la eliminación en un corto plazo de tiempo de la lluvia, lo que evita la aparición de humedades y eflorescencias. Asimismo, las placas de revestimiento de este tipo de fachadas ofrecen protección contra la incidencia directa del sol y se colocan con una junta perimetral, que evita el desgaste generado por la dilatación del material.

Es así como las fachadas ventiladas permanece intacto durante más tiempo, lo que también permite un ahorro considerable en el área de mantenimiento.

De esta forma, las fachadas ventiladas tienen una vida útil más prolongada que las fachadas amorteradas y facilitan un ahorro tanto en el aspecto energético como en el mantenimiento.

COMPARTIR:

Otras noticias

Más noticias


Ver más noticias