Noticias

¿Por qué debes rehabilitar tu vivienda con fachadas ventiladas?

fachadas ventiladas

Las fachadas ventiladas son un sistema constructivo que cada vez está más presente en las rehabilitaciones de los edificios. Este sistema deja una cámara de aire abierta entre el revestimiento exterior de un edificio y su cerramiento, permitiendo la ventilación continua en el interior de la cámara. 

¿Cómo está formada una fachada ventilada?

Una fachada ventilada está formada por un conjunto de componentes:
  • Muro soporte en el lado interior. Compuesto por una capa de aislamiento térmico, cámara de aire ventilada, sub estructura de soporte de la capa exterior y una superficie exterior de acabado.
  • Muro soporte. Un cerramiento de fábrica constituye el muro base del sistema de fachada. El material de este componente suele ser de fábrica de ladrillo o de bloques de hormigón o cualquier otro producto similar. Desde un punto térmico el cerramiento debe ser de naturaleza homogénea y con una capacidad térmica moderada en relación con la del aislante que se incorporará en capas ulteriores.
  • Aislamiento térmico. La capa de aislamiento térmico se fija mecánicamente al muro soporte usando las fijaciones propias aislantes de material de plástico. Gracias al aislante, la construcción consigue una mayor resistencia térmica necesaria para alcanzar los valores de trasmisión térmica requeridos. Asimismo, evita la propagación vertical del fuego.
  • Cámara de aire ventilada. Es el elemento que diferencia este sistema constructivo frente a los otros. La cámara de aire debe ser continua con aberturas permanentes en su parte baja y alta que aseguren una correcta ventilación, el espesor libre de la cámara debe ser del orden de 4 a 5 cm como mínimo.               
  • Subestructura ligera. Formada por un entramado de perfiles metálicos/madera que sirven de soporte a la capa exterior.

Beneficios de las fachadas ventiladas     

Las fachadas ventiladas son unos mecanismos muy efectivos a la hora de llevar a cabo una rehabilitación energética en fachadas, ya que tiene una gran capacidad aislante. A continuación hemos recopilado algunos de los principales beneficios de usar este sistema: 
  • Fácil instalación. Este sistema se instala con poco tiempo y es un proceso muy rápido y limpio. Asimismo, la transportación de las placas también es muy fácil y rápida.
  • Aislante excelente. El aislamiento térmico y acústico es la ventaja principal de esta tipología constructiva. Permite mantener la temperatura agradable tanto en invierno como en verano.
  • Resistencia y durabilidad. El sistema de fachadas ventiladas es resistente a las condiciones climatológicas: lluvia, granizo o cambios de temperaturas. Los anclajes también son seguros, lo que evita el desprendimiento de las placas.
  • Múltiples posibilidades estéticas. Cada edificio puede tener una personalidad única, ya que se pueden utilizar diferentes materiales, así como también distintos acabados.

 
¿Qué te parece este sistema tan innovador y beneficioso para tu rehabilitación? Si quieres más información puedes leer el siguiente post acerca de las fachadas ventiladas.

COMPARTIR:

Otras noticias

Más noticias


Ver más noticias