Noticias

El efecto chimenea en las fachadas ventiladas

fachadas ventiladas

Las fachadas ventiladas se consideran el mejor elemento de construcción para poder solucionar los problemas de malas temperaturas. Pueden llegar a mantener cálidas las estancias en invierno y refrescar los hogares en verano. Es lo que se denomina efecto chimenea.

El efecto chimenea

Es una innovación que cumple funcionalidad tanto en la temporada de verano como en la de invierno. Es la respuesta al calentamiento de la capa exterior, la densidad del aire cambia respecto a la del exterior. Se produce un movimiento ascendente por convección natural, gracias a las diferencias de temperaturas.

Principalmente en verano tiene muchas ventajas, ya que permite que corra el aire entre ambas capas y que ese aire cálido se expulse hacia el exterior. Asimismo, solucionar el aislamiento y el efecto en fachadas ventiladas hace que desaparezcan otros problemas como la humedad. Vemos así como las fachadas ventiladas son una de las mejores soluciones para combatir los cambios térmicos.

Ahorro de energía

Un edificio construido con este sistema de fachada reduce los costos de electricidad, ya que un espacio fresco requiere menos tiempo el aire acondicionado y necesita menos esfuerzo para enfriar haciendo más eficiente la energía.

A la vez, el mantenimiento de la fachada ventilada es sencillo. Incluso se limpia sola con la lluvia y su uso puede ser muy prolongado. Todos estos beneficios han convertido las fachadas ventiladas en la solución ideal para quienes quieran renovar un edificio.

¿Por qué elegir este sistema?

Existen múltiples razones por las que elegir este sistema, entre ellas destacan: instalación rápida, resistencia y durabilidad, ligereza, situación de baldosas, eliminación por condensaciones, fácil mantenimiento y estética.

Si te interesa saber más sobre las fachadas ventiladas, en Sistema Masa hemos desarrollado muchos proyectos. Échales un vistazo en nuestra página web.

COMPARTIR:

Otras noticias

Más noticias


Ver más noticias